Las áreas urbanas son lugares que acumulan patrimonio histórico, económico y social y, sobre todo, el soporte de las relaciones de los ciudadanos. Las actuaciones en estas áreas pretenden desencadenar dinámicas que induzcan modos de vida coherentes con los recursos patrimoniales, condiciones del hábitat, dotaciones y movilidad.
El análisis de la historia y el papel que el área urbana ha desempañado a través de los siglos es la base para clasificar los distintos elementos: conjuntos, arqueología o arquitectura atendiendo a sus distintas tipologías: militar, civil, religiosa o popular y evaluando sus valores en relación con las corrientes artísticas generales y los rasgos regionales o locales.
 
La planificación conjuga el rigor científico que justifica la protección con la necesaria adecuación de los bienes patrimoniales a las demandas de uso de la sociedad.
 
La experiencia en esta materia ha llevado a la realización de múltiples planes en ciudades declaradas Patrimonio de la Humanidad. Las actuaciones principales realizadas en esta materia son:
 
  • Plan General de Mérida (España)
  • Plan General de Baeza (España)
  • Plan Especial de la Alhambra de Granada (España)