Se aborda la organización de las actividades humanas en el territorio atendiendo a las condiciones físicas, infraestructurales, sociales, económicas y político-administrativas de una región comarca o ciudad. La identificación de las acciones se soporta en un intenso proceso de participación pública dirigido tanto a conocer las necesidades y aspiraciones ciudadanas como a cotejar el grado de consenso y asimilación de las propuestas contenidas en el planeamiento.
Se orienta a buscar la eficiencia de los subsistemas sociales, económicos y ambientales y a su funcionamiento integrado y equilibrado. Para su consecución se analizan independientemente estos sistemas y se identifican las interrelaciones existentes entre ellos en las distintas escalas.
 
Mediante esta visión se identifican las actuaciones que mejor integran las variables sociales, económicas y ambientales, dando lugar a áreas urbanas funcionalmente eficientes, adecuadamente dotadas y en coherencia con los recursos naturales y culturales del lugar.
 
Los planes identifican las actuaciones estructurales considerando tanto su viabilidad física, entendida como la posibilidad de realizar el proyecto, como a su viabilidad técnico-económica.
 
Las actuaciones principales realizadas en esta materia son:
 
  • Plan General de Almería (España)
  • Plan General de Mérida (España)
  • Plan de Desarrollo Metropolitano de Arequipa (Perú)