Las áreas urbanas son lugares que acumulan patrimonio histórico, económico y social y, sobre todo, el soporte de las relaciones de los ciudadanos. Las actuaciones en estas áreas pretenden desencadenar dinámicas que induzcan modos de vida coherentes con los recursos patrimoniales, condiciones del hábitat, dotaciones y movilidad.
La extensión de las ciudades, el aumento del número de viajes, el crecimiento de la motorización introduce en las ciudades una  gravosa carga económica, social y ambiental.
 
Acondicionar la ciudad para las nuevas demandas de movilidad requiere la definición de estrategias complejas que implica la puesta en marcha de nuevas pautas de comportamiento, desarrollo de transporte público, reorganización de la vialidad y creación de nuevas dotaciones e infraestructuras para el transporte.
 
La puesta en marcha de acciones de movilidad sostenible se realiza a partir de las oportunidades que aparecen en el espacio urbano. El alcance de las mismas depende de la concienciación ciudadana con el problema y el compromiso dispuesto asumir en su ejecución. Por ello, junto a los análisis ambientales y funcionales se aborda un amplio proceso de participación ciudadana tanto en la fase de análisis como de definición de las propuestas.
 
Las actuaciones principales realizadas en esta materia son:
 
  • Integración urbana del tranvía metropolitano en Granada (España)
  • Carriles bici
  • Caminos escolares seguros en Sevilla (España)