El desarrollo de las áreas urbanas y su continua actualización a las demandas productivas y ciudadanas implica costosas inversiones económicas.
 
El elevado flujo de recursos exigidos por las acciones de desarrollo y la previsible rentabilidad de parte de ellas ha convergido en la puesta en marcha de iniciativas mixtas donde recursos públicos y privados se apoyan mutuamente con la finalidad de mejorar las capacidades productivas y habitacionales de las ciudades y los territorios.
Las actividades turísticas se han convertido en un importante recurso para activar comarcas económicamente deprimidas y para ampliar y diversificar la base económica local. 
 
El desarrollo de estos proyectos se aborda desde la perspectiva de crear áreas capaces de generar dinámicas económicas positivas y duraderas en el tiempo. Para este fin las propuestas se apoyan en: la incorporación de instalaciones generadoras de empleo y actividad económica; diseños que mantengan y protejan los recursos ambientales y paisajísticos, poniendo el acento en la calidad ambiental y el cuidado de los espacios públicos y, finalmente, la incorporación de servicios y dotaciones para el ocio y el esparcimiento.
 
Las actuaciones principales realizadas en esta materia son:
 
  • Ciudad de vacaciones La Ballena, Chipiona-Rota (España)
  • Desarrollo turístico de El Rompido, Cartaya (España)